Razones para recurrir una sanción tributaria y qué riesgos conlleva hacerlo

Compartir

En la mayoría de las ocasiones cuando una empresa recibe un expediente de hacienda reclamándoles por haber cometido un error en sus declaraciones, los contribuyentes acaban pagando por miedo a una inspección que pueda destapar más irregularidades en ejercicios anteriores que haga que aumente el importe a satisfacer a las arcas tributarias.
Pero en muchas ocasiones lo que indica hacienda y lo que se recoge en la Ley no coincide. De hecho, según la estadística, la mitad de las ocasiones en la que se recurren estas sanciones la Agencia Tributaria pierde.

Una de las posibles causas de esta falta de coincidencia entre lo que dice la Ley y lo que aplica Hacienda viene dado por la política de gratificaciones y productividad de los inspectores y subinspectores de Hacienda, que obtienen un variable con cada sanción impuesta, les den la razón o no los tribunales. Tanto es así que la Asociación Española de Asesores Fiscales AEDAF, solicitó frente a los Tribunales que se publicaran las normas reguladoras de estos complementos y, pese a que la justicia les dio la razón, a día de hoy estas aún no se han publicado.

Esta situación genera indefensión entere las pequeñas empresas y autónomos que no pueden contratar los servicios de expertos fiscales que defiendan sus derechos frete a los abusos tributarios. Razón por la cual la mayoría opta por acogerse a las deducciones ofrecidas por Hacienda para cerrar el expediente.

Suscríbete a nuestra newsletter

Recibe en tu e-mail todas las novedades del sector.

También te puede interesar